Todos amamos las terrazas

Pretender abordar el “reparto” entre el uso comercial y el realmente público de las calles y plazas de la ciudad solo por la “emergencia económica” de la hostelería es simplificar mucho un problema de hondo calado social y de imagen de ciudad. Y hacerlo con nuevos acuerdos provisionales es perpetuar el actual conflicto, renunciar a un ocio saludable y de calidad e ignorar las demandas que plantean los residentes en estas áreas que uds llaman “tensionadas” y nosotros sobrexplotadas económicamente.

Es necesario un golpe de timón a la politica turistica

Nos preguntamos cuantas manifestaciones más son necesarias, cuantos desahucios. Cuánto mas tienen que subir los alquileres para que en el ayuntamiento se pongan de acuerdo en que la política de ocio y turismo de la ciudad necesita un golpe de timón.

Hablar solo de crecimiento, de traer mas y mas turistas, sin atender a lo que esta ocurriendo en muchos barrios de la ciudad es lo fácil, dejar hacer es lo que se ha hecho siempre.